Navidad en el hemisferio sur.


¿Otra entrada de Navidad? Pués si, si no hablo ahora de ella no podré hablar durante el resto del año. Tengo una amiga argentina, una chica maravillosa, como todos los argentinos. Siempre le digo que cuando seamos más mayores y nos lo podamos permitir, iremos a pasar las navidades al Hemisferio Sur, a su ciudad, a Buenos Aires.

Como sabéis ahora mismo en una de las mitades del mundo es verano. Mientras aquí nos helamos de frío y nos resfriamos; en el hemisferio sur la gente va en camiseta y come helados. Sin embargo tanto unos como otros celebramos la navidad. Cierto es que, como ya os contamos una vez, muchas tradiciones no difieren. Sin embargo en algunos casos se han adaptado a un país en el que la gente toma el sol y no turrón. Os contamos algunas.

En muchos países del hemisferio sur también hay árboles de navidad. Pero no se colocan adornos invernales: en su lugar se decoran con frutas tropicales o de temporada. En algunos sitios ni siquiera el árbol es un abeto o un pino: en Nueva Zelanda, por ejemplo, se adorna el pohutukawa que tiene unas vistosas flores rojas.

Papá Noel también visita a muchos niños del hemisferio sur, pero evidentemente debe cambiar su aspecto o su manera de llegar a las casas. En Brasil, por ejemplo, en lugar de llevar prendas de abrigo, se viste de seda roja y en Australia, como no hay nieve sobre la que llevar el trineo, aparece sobre una tabla de surf… ¡pero vestido con ropa invernal!

En Venezuela hay una curiosa tradición: la de la patinata. En algunas ciudades se cortan al tráfico calles enteras para que los transeúntes puedan patinar en ellas, practicar con sus bicicletas e incluso pasear. Todo ello se anima con bandas de música. También los sudafricanos celebran la navidad al aire libre, pero organizando picnics.

Los que no pueden organizar comidas al aire libre son los científicos destinados en la Antártida. Más que nada porque para ellos la navidad es tiempo de trabajo: la naturaleza no sabe de celebraciones y además durante estas fechas, dado que al ser verano los días son más largos y las temperaturas más suaves (aunque estamos hablando de 0º los días de más calor), es cuando más jaleo hay entre experimentos, investigaciones y observaciones. No obstante sigue habiendo cenas de nochebuena y algunas horas de fiesta, aunque no demasiadas.

Ya lo veis: variaciones en la forma pero no el fondo, lo que tampoco deja de ser curioso. Si algún día podéis hacerlo probad unas navidades en el sur. Yo espero que mi amiga sea mi guia turística en Buenos Aires durante una navidades.

¡Qué paséis una buena semana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s