La dieta mediterránea

Después de estas fechas navideñas, ya es la hora de que nos pongamos en serio y emepzemos a perder esos kilitos de más que hemos ganado en estas fiestas. Se calcula que en estas fiestas se augmentan entre unos 2-3 kilos.

Se conoce como dieta mediterránea al modo de alimentarse basado en una idealización de algunos patrones dietéticos de los países mediterráneos, especialmente: España, sur de Francia, sur de Italia, Grecia (ver Figura 2) y Malta. El 16 de noviembre de 2010 fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Previamente, en 2007, el Gobierno español propuso la candidatura de la dieta mediterránea para su inclusión en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, pero fue rechazada en la conferencia internacional que la Unesco realizó en Abu Dabi.

Las características principales de esta alimentación son un alto consumo de productos vegetales (frutas, verduras, legumbres, frutos secos), pan y otros cereales (siendo el trigo el alimento base), el aceite de oliva como grasa principal,vinagre y el consumo regular de vino en cantidades moderadas

Las propiedades saludables que se le atribuyen se basan en la constatación de que, aunque en los países mediterráneos se consume más grasa que en los Estados Unidos, la incidencia de enfermedades cardiovasculares es mucho menor. Las causas de tales propiedades parecen estar en el mayor consumo de productos ricos en ácidos grasos monoinsaturados, presentes en el aceite de oliva (que reduce el nivel de colesterol en sangre). También se atribuye al consumo de pescado, en especial pescado azul, rico en ácidos grasos ω-3 y, finalmente, al consumo moderado de vino tinto (por sus antocianos). El vino también está asociado a otro efecto cardioprotector denominado la paradoja francesa.

Parece ser que la dieta mediterránea está asociada con un menor riesgo de deterioro cognitivo leve tanto durante el envejecimiento como durante la etapa de transición entre la demencia o deterioro cognitivo leve a la enfermedad de Alzheimer.

Llevar un régimen de dieta mediterránea se asocia a menor índice de obesidad abdominal, que predice el riesgo de diabetes,hipertensión, infarto o de accidente cerebrovascular. También mejora el desarrollo embrionario y fetal, y disminuye los problemas disovulatorios y de infertilidad.

En un estudio realizado en 2012 en una muestra de 11.00 universitarios, se constató que las personas que seguían con regularidad una dieta mediterránea, obtuvieron mejor puntuación en la escala “Health-Related Quality of Life (HRQOL)” relacionada con la calidad de vida, que incluye variables de salud tanto físicas como mentales.

Esta dieta, tal cual se planteó, nunca ha sido consumida tradicionalmente en ningún país mediterráneo. Los estudios epidemiológicos muestran que el consumo de huevos, por ejemplo, se situaría en torno a los 10 huevos por semana, el consumo de carnes o pescados es diario, y el consumo de helados y otros dulces era comparable al de fruta como postre, etc. Cuando Keys analizó la dieta de Creta en los años 1950, la comida estaba bastante racionada, y quizás en ese tiempo la dieta cotidiana de los cretenses se pareciera más a la que él propuso.

Por otro lado, Keys se apoyó en la imagen de salud proyectada por los países mediterráneos entre los estadounidenses para formular una dieta más racional, pues la dieta norteamericana de su época abusaba del consumo de ciertos productos (carne, huevos y mantequilla) e ignoraba otros (verduras y pescado). Acabó formulando una dieta en la que predominaban los productos vegetales, complementada con cantidades justas de carne y pescado

Las 12 uvas.

Quedan menos de 3 días para que sea Fin de Año y por la calle y los supermercados ya se puede observar que se acerca una gran fiesta. Las fiestas de Navidad, Fin de Año y Reyes, son unas fiestas de excesos y como ya os anunciamos el otro días, este blog ia a llevar a cabo un proyecto saludable ‘Obesidad frente al mundo’. Así que esta es la primera entrada de este proyecto pero con sabor a Fin de Año.

Llega el fin de año y con el tomar las doce uvas. Pero ¿Cuál es el verdadero significado de las uvas?

Empezar el año, lo que es empezar, los españoles lo hacemos de forma y saludable gracias a las uvas. Porque tomar las 12 uvas en las campanadas de fin de año significa comenzar el año nuevo mejorando la función cardíaca y reduciendo la tensión arterial. Y nosotros sin saberlo.

Lo aseguran los expertos de la Fundación Española del corazón (FEC) y de la Sociedad Española de Cardiología (SEC). Por ello, sostienen que consumir las uvas de la suerte será “el primer gesto cardiosaludable de 2013”.

Esto es debido a que esta fruta “es rica en resveratrol”, un tipo de polifenol que “aumenta los niveles de óxido nítrico, mejora el flujo sanguíneo, disminuye la formación de plaquetas y proporciona una mayor protección contra el colesterol malo”, indica la doctora Regina Dalmau, de la SEC.

Desde ambas sociedades científicas recuerdan los efectos cardioprotectores de este alimento, así como los del consumo moderado de champán. Este último, debido a su contenido en polifenoles, “contribuye a bloquear la formación de radicales libres, que son sustancias químicas muy nocivas que provocan alteraciones en el ADN de las células y aceleran el envejecimiento”.

En este sentido, un estudio de la Universidad de Reading (Reino Unido), y que ha sido publicado en la revista British Journal of Nutrition, evidencia que beber dos copas de champán al día “proporciona un efecto protector sobre las paredes de los vasos sanguíneos, reduciendo el riesgo de sufrir algún evento cardíaco o accidente cerebrovascular”.

Y tras las uvas, cuidar la dieta.

Llevar una dieta equilibrada y baja en grasas y potenciar el consumo de elementos típicos de la dieta mediterranea “es la mejor manera de garantizar la salud del corazón para el nuevo año”. Sin embargo, los expertos de la FEC calculan que cada español aumentará un 50% la ingesta de calorías recomendadas para estas fechas, lo que se traducirá en entre dos y tres kilos más de aumento de peso.

Dalmau sugiere que se deben reducir el exceso en grasas saturadas y aumentar la presencia de productos como “las frutas, verduras, legumbres, frutos secos, pescado azul y productos lácteos desnatados”. No obstante, subraya que “no hay que renunciar a los platos navideños”.

Por último, los expertos de la Fundación Española del Corazón apuestan de cara a 2013 por la práctica de unos hábitos de vida saludables, como hacer ejercicio de forma regular, seguir una buena alimentación y, sobre todo, abandonar el hábito tabáquico.

Fuente: http://www.20minutos.es

#obesidadfrentealmundo

Vicent.